Hoy en día el afán de la cotidianidad en la vida laboral ha provocado ciertos efectos negativos en los trabajadores, los cuales se ven reflejados en su falta de motivación y productividad. Para evitar esto, te contamos cómo prevenir el estrés laboral en las empresas y así demostrar que el bienestar de tus empleados es tu prioridad.

    [El bienestar de tus colaboradores es nuestra prioridad. Conoce Fitpal, una app de bienestar para tus colaboradores]

    estres-laboral-en-empresas

    Ya sea que hagas parte del equipo de recursos humanos, seas el jefe, gerente, líder del área o un trabajador que quiere proponer nuevas dinámicas para mejorar este tema, este contenido te será de gran utilidad.

    Aquí te dejamos algunas tácticas y recomendaciones que puedes comenzar a poner en marcha en la compañía:

    1. Establece y motiva las buenas relaciones

    Todo comienza desde el ejemplo, así que si eres el líder puedes comenzar a compartir más tiempo con tu equipo y proponer actividades en grupo. Este factor es muy importante para poder tolerar mejor el estrés, ya que se generan lazos humanos más fuertes. Sentir apoyo en los momentos difíciles y entendimiento ante las dificultades, es determinante para mejorar el ánimo en un ambiente laboral.

    Somos humanos, así que si nos relacionamos bien con nuestros compañeros, somos afortunados y nos podemos volver más fuertes como personas y como empresa.

    El psiquiatra Robert Waldinger, fue director de un estudio sobre el desarrollo de adultos y la verdadera felicidad y satisfacción. En esta charla, nos comparte tres lecciones importantes de dicho estudio.

    Te puede interesar: Organizaciones saludables y bienestar laboral

    2. Exige orden y ponlo en práctica

    ¿Tienes la sensación de tener mucho trabajo y te agobias? Organízate, quizá no es tanto como piensas, antes de pedir ayuda, divide tus tareas entre las que son prioridad y las que puedes posponer. Crea metodologías de trabajo tanto para ti, como para tu equipo. Las herramientas que usen deben estar en buenas condiciones, el espacio debe estar ordenado y todo debe estar donde debe estar (ya sean documentos virtuales o el escritorio físico). Esta es una manera de prevenir el estrés en las empresas, aunque te parezca curioso. 

    El espacio de trabajo debe ser armonioso, agradable y generar ganas de trabajar y ser productivos. También debes aprender a ser tolerante con quienes no tenen tu mismo orden, pero sí exigir un mínimo de este, esto facilita los procesos y agiliza el trabajo de todos.

    3. Propón actividades físicas

     

    Este tipo de actividades estimulan la liberación de endorfinas, y estas a su vez, mejoran nuestras emociones y nuestro físico. Elige algo que te guste, y propón planes de ejercicios de acuerdo a las preferencias de todos. Puedes implementar aplicaciones como Fitpal para que el equipo de trabajo decida en qué clases quiere meterse o buscar una para todos.

    Muchas veces cuando se inicia una actividad física, las personas van bajando al ritmo en la medida que pasa el tiempo, por eso es necesario marcar metas y fijar objetivos realistas que puedan alcanzar en un plazo de tiempo. 

    Descubre: ¿Cómo medir el bienestar laboral en tu empresa?

    4. Implementa ejercicios de relajación y bienestar

    Existen ciertos ejercicios de respiración consciente, de relajación o de estiramientos que pueden mejorar el ánimo de quienes los practican. 

    Lo más seguro es que ni tú ni tu equipo de trabajo presten mucha atención a la manera en que respiran. Si comienzan a hacer buenas prácticas de respiración, lo más seguro es que disminuya su ansiedad y se prevenga el estrés laboral. Además, está demostrado que se bajan los índices de depresión y disminuyen las fatigas.

    Por otro lado, conseguir un estado de relajación corporal libera la tensión del estrés y nos hace soltarnos más. Otra buena práctica es el mindfulness, la cual mejora la atención y reduce la ansiedad y desconcentración. Muchos afirman que aumenta la resiliencia, el bienestar, la salud física y psicológica.

    Su base es “vivir en el presente” y consiste en prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación.

    ¿Cómo pueden practicar el mindfulness y mejorar la respiración? Elige un momento del día para prestarle atención a tu respiración y realizar una meditación de solo unos minutos. Solo debes sentarte en una posición cómoda, cerrar los ojos y prestar toda tu atención al proceso de respirar, de inhalar y exhalar.

    Si tu mente se distrae, vuelve a prestar atención a la respiración. Comienza a hacerlo durante cinco o diez minutos al día y ve notando los resultados. Recuerda que el ejemplo es lo más importante, si tu estás bien y haces este tipo de prácticas, se las puedes recomendar a tus empleados y/o equipo de trabajo para prevenir el estrés laboral. 

    Nueva llamada a la acción

    5. Haz menos para producir más

    ¿Qué quiere decir esto? Muchas veces nos cuesta poner límites, sea cual sea el cargo que tengamos. Si tienes muchas tareas y ya te organizaste como te aconsejamos anteriormente, y aún así sigues cargado, aprende a delegar. Procura que sea justa esta delegación, no se trata de sobrecargar a otro. 

    También puedes poner en práctica la asertividad a la hora de comunicar algo con lo que no estás de acuerdo. ¿Te pusieron una tarea que no te corresponde? Háblalo. ¿Eres el gerente y no sabes cómo gestionar todas tus tareas? Piensa si todas son necesarias y concéntrate solo en esas que serán útiles para tu empresa. Aprender a soltar también nos hace más productivos.

    Manifiesta lo que sientes en el momento justo, convoca reuniones o reúnete con el grupo de personas implicadas para tratar cierto tema. Actualiza las metodologías de trabajo, y si es preciso, elimina actividades/labores que no estén aportando mucho a la compañía. 

    Definitivamente, prevenir el estrés laboral en las empresas, va mucho más allá de lo que crees. Crece la motivación, aumenta la productividad y se reducen los problemas de salud ya sean físicos o mentales.

    Nueva llamada a la acción